Una propuesta de atención a la violencia Intrafamiliar

 

Causas de la Violencia Intrafamiliar
La Violencia Intrafamiliar vista desde la relación de pareja tiene su punto de partida en la forma en que han llevado su vida el hombre y la mujer desde pequeños, si han llevado una educación tradicional en donde el machismo (patriarcado) es el predominante, obviamente que el hombre cree que nació para mandar (en su casa) y la mujer debe ser sumisa y obediente (en su casa); por otro lado si se desarrollan dentro de una familia en donde predominó el matriarcado la mujer aprende a mandar a controlar y manipular (a su familia) y el hombre hace las veces de hijo de su pareja, es obediente, espera ser atendido y depende de las decisiones de la mujer para actuar.

 

Partiendo de lo anterior, el hombre y la mujer buscan relacionarse con personas afines para poder desenvolver su rol dándose una lucha por el poder disfrazada de palabras suaves y cariñosas. Habiéndose consolidado la relación empieza a acentuarse el dominio y control de uno sobre el otro teniendo como consecuencia la insatisfacción de uno o de ambos miembros de la pareja, es aquí donde empieza a reflejarse con mayor claridad la disfunción en la relación lo que con el tiempo lleva a actos de violencia más visibles como son los gritos, empujones, ofensas y golpes, o por otro lado, el desapego, la indiferencia, la burla, el desdén, el distanciamiento y la ausencia, todo esto son síntomas claros de violencia intrafamiliar, que se disfraza con justificaciones de un mal momento, cansancio, irritabilidad, carencias económicas, exceso de alcohol, entre otros argumentos.

 

Habiéndose manifestado la disfunción en la relación de pareja, cosa que puede aparecer en los primeros meses de la relación o a mediano plazo cinco años o más) es el detonador de todas las demás manifestaciones de violencia intrafamiliar.

 

Existe otro detonador de la violencia intrafamiliar, este se da cuando la persona (hombre o mujer) desde pequeños han sido víctimas de la violencia intrafamiliar por parte de sus padres situación muy común en nuestros días debido a las presiones de relación personal, económicas y laborales que tienen el padre y la madre como consecuencia de la necesidad de tener mayores ingresos para poder solventar los gastos familiares, situación que los lleva a descuidar la educación de los hijos no encontrando el tiempo suficiente para una convivencia familiar sana y dándose en cambio una relación disfuncional de la pareja, padres e hijos, los hijos hacia los padres y entre hermanos. Esto sin tomar en cuenta cuando viven en la casa otros familiares (abuelos, tíos, primos, entro otros) lo que se denomina familia extensa.

 

Así, con la disfunción en la relación de pareja da inicio la cascada de manifestaciones de violencia intrafamiliar que se enlista a continuación:

Maltrato infantil, niños con problemas de conducta, bajo rendimiento escolar, desintegración familiar, efectos en la salud, lesiones, ausencia en el trabajo, pandillerismo, drogadicción (en niños, jóvenes y adultos), manejo de ideas suicidas, intentos de suicidio, abuso sexual, violación, prostitución infantil, embarazo en adolescentes, deserción escolar, delincuencia, enfermedades de transmisión sexual, menores infractores.

 

La disfunción en la relación de pareja es la antesala de la violencia intrafamiliar.

Regresar + Inicio
Todos los Derechos Reservados © 2007 - 2017 Orientación Familiar Letechipía A.C.
Desarrollado por Cinthya Letechipía.

free web page hit counter