Una propuesta de atención a la violencia Intrafamiliar

 

Prensa Mundial

Esta es una sección que fue creada con la intención de recopilar cualquier tipo de noticias relacionadas con la Violencia Doméstica alrededor del mundo. Se actualizará conforme se vayan generando las noticias e informes relacionados con la violencia doméstica en México, Latinoamérica y el resto del mundo. Esperamos que te sea de utilidad.

 

 

» Argentina - Crece la violencia doméstica
Comparada con la realidad del año pasado, las denuncias por agresiones aumentaron 35 %, y si se la evalúa con relación con el 2006, trepó más de la mitad (62,4 %).

Los datos fueron por la Dirección General de Coordinación de Políticas de Género bonaerense que contabilizó desde el 1º de enero y hasta el 31 de octubre más de 52 mil denuncias realizadas en las 25 Comisarías de la Mujer y la Familia que hay dispersas por todo el territorio provincial.

Lo cual equivale a decir que 143 casos de violencia se denuncian por día. De ese total, en el 80 % de las veces el denunciante fue una mujer y, dentro de ese porcentaje, casi 8 de cada 10 era mayor de edad.
En la Capital Federal, las porteñas también salieron más este año a pedir ayuda y denunciar todo tipo de agravios.

La Dirección General de la Mujer contabilizó en su central de llamadas de enero a septiembre 7.420 casos, de ellos, el 87,2 % fueron por violencia psicológica; el 69,4 % físicas; el 19 % violencia económica y el 2,7 % sexual.

EDADES. Cifras igualmente preocupantes ofrece la flamante Oficina de Violencia Doméstica, bajo la órbita de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que lleva registradas en apenas dos meses de gestión —abrió sus puertas el 15 de septiembre de este año— 1.069 denuncias y pedidos de ayuda, de los cuales 994 pertenecen a mujeres.

Al tope de la lista de las agresiones, se encuentra la violencia psicológica con 966 denuncias, seguidas por las físicas (772), económicas (323) y la sexual (192).

La edad promedio de las víctimas oscila entre los 30 y 39 años (338 casos). Las jóvenes de entre 20 y 29 años es el segundo grupo más violentado (251 casos), mientras que en menor orden sufren agresiones las mujeres de 40 a 49 años (164 casos) y las que tienen entre 50 y 59 años (85 casos).

A estos indicadores habría que sumar los casos de violencia que se denuncian en los trámites de divorcio, en los incidentes de tenencia de hijos o de alimentos y las denuncias penales, todas estadísticas de 2008 que aún no posee la Justicia.

CLASES SOCIALES. Aun así, esos números empalidecen frente a la realidad escondida: “La violencia es un fenómeno que afecta mucho más de lo que se piensa a la intimidad de una familia”, remarca María Agustina Papolla, titular de la Dirección General de Coordinación de Políticas de Género.

Algunas investigaciones dan cuenta que los malos tratos están presente en una de cada cinco parejas argentinas.

“La violencia familiar no distingue clases sociales ni nivel educativo. Afecta a todos los estratos, aunque son más las mujeres de los sectores populares las que denuncian porque las otras tienen más “económicamente hablando” que perder”, sostuvo Claudia Carpintero, coordinadora de la Red provincial por Mujeres Libres de Violencia de Género.

De la violencia hace uso un hombre sin educación y hasta un médico cirujano; un hombre sin trabajo y uno que tiene varias cuentas abiertas en un banco, ejemplifican los expertos.

Pero, a la luz de las estadísticas, son las mujeres de clase media o baja, las que dan a conocer sus historias.

En otras escalas sociales, el problema o no se denuncia o es disimulado por medio de las consultas a servicios privados.
Pero en todos los casos, muchas sienten vergüenza, dolor, miedo y sufren a puertas cerradas, con el silencio como testigos y, en ocasiones, con la muerte como corolario visible en el que la mayoría de las víctimas se sienten “merecedoras” del maltrato.

Se estima que una mujer vive en un calvario y soporta los golpes entre 7 y 20 años, “aunque algunas ante el primer golpe o insulto, no duda en denunciarlo”, aclara Papolla.


Los niños como testigos

“Ser testigos no es gratis”, sentencia Norberto Garrote, jefe de la Unidad de Violencia Familiar del Hospital General de Niños Pedro de Elizalde, sobre las consecuencias que siembran los matrimonios violentos en sus hijos.

“En el seno de las relaciones donde se desarrollan episodios violentos con los hijos como testigos, éstos son los más vulnerables. Los chicos registrarán carencias de estimulación y de afecto que establecerán un vinculo inseguro con sus padres y afianzarán un modelo de sí mismo y de su relación con los demás marcadamente negativo”, sostiene Garrote. De acuerdo con el pediatra, aquel que recibe el rechazo y el desprecio por parte de sus progenitores se reconocerá a sí mismo indigno y merecedor de castigos. Además, agrega, aquel que crece viendo cómo su padre golpea e insulta a su madre, reproducirá de adulto, casi con seguridad el mismo patrón.


23/11/2008
Fuente: El Diario
Publicado por Cinthya Letechipía en 25 Nov 2008 |


Content Management Powered by CuteNews
Todos los Derechos Reservados © 2007 - 2017 Orientación Familiar Letechipía A.C.
Desarrollado por Cinthya Letechipía.

free web page hit counter